viernes, 10 de febrero de 2012

Luciérnagas




Nos observan las estrellas.
Nos miran desde arriba, y nos dicen cosas bonitas al oído.
Nos sienten, nos comen,  nos tientan, nos hacen formar parte de
esta gran ciudad.

La gran ciudad de los sueños.
La gran ciudad de las bolitas de nieve,
la gran ciudad de cada lágrima que cae por tus mejillas y que se deposita
en mis entrañas.

Y que viene de donde tantas veces soñé,
donde tantas veces estaba en soliloquios nocturnos,
justo en aquella avenida,
con coches de hielo,
corriendo por un río enorme
hacia la mar cián de unas motas de ilusión transparente.

Nos observan.

Las estrellas.

Las luciérnagas.