miércoles, 11 de septiembre de 2013

Haiku negro




La ansiedad social es un miedo común,
un error justificado, algo que deja huellas,
pero no es ¿cómo? ¿pensabas en alguien?
Dejé mi pasado aparcado en una rueda pero no sirvió de mucho y
al fin y al cabo yo no inventé la rueda y
no soy el inventor de nada ni el dueño de nadie ni
soy el carcelero sin llaves ni
un ojo sin rejilla ni
una mirada sin pestañas ni
un zagal sin barba.
Me arranqué hasta el pelo de LOS GENITALES y ahora no estoy desnudo sino MUERTO,
porque la piel muerta es más válida que la viva, porque
la flecha lanzada da en todos los puntos menos en la diana porque
no quiero jugar a los dardos sino disfrutar del vuelo,
quemar la noche,
prender fuego a los pájaros,
dejar al haiku negro encerrado en el armario
No sirves
para nada
no sirves.