jueves, 5 de febrero de 2015

Acepción


nombre femenino
Sentido en que se puede tomar una palabra o expresión y que, una vez aceptado y reconocido por el uso, se expresa en los diccionarios a través de la definición.

enton es aceptado, é canon, non é maxia, é un salto simple, non é mortal?

NO NO NO NO NO NO

f. Cada uno de los significados que puede adquirir una palabra o frase según el contexto?


"Mis pantalones no están cosidos a mi medida"
-Que están á nosa ;)
"¿De qué va mi vida?
-vai de nós.





se ti caes poño as maus e rebotas dentro
se ti caes abro a boca e es o meu caramelo
se ti caes vexo nevar
se ti caes q acep u ción e de p r erso o na t (s) e

-      Preferencia, sin una razón que lo justifique, por una persona entre otras.
 
eu son a túa Penélope porque tezo con verbas a nosa historia, pero tamén o teu Ulises porque fun buscarte ao ancho mar do mundo,
vai de que es a miña serea apenelopada porque esperabas azuliño a miña chegada cantando e enérxico como un Ulises que aprendde a facelo él mesmo e metamorfoseado como mística en Ulises, sendo serea, a diario cántas(me)

e cantas:

no voy a volver a casa
no voy a volver, a casa
no voy a volver a csssa
no e, no e posíbel,
no e, no e posíbel,
no e, no e posíbel,

silvas, rajas, desgarras, la acepción es también un montón de otras palabras que rejalan a la contra:
acepción es afección
acepción es afecto
acepción es acertación
acepción es acertera
eh muda,
de trozo,
di áfamo,
hache.











(*) acepción es una canción de duna haller, versionada por cinsa marabillosa, una niña blanca como el hielo, con los ojos verdes, el pelo rojo, nacida de la unión de un tejedor de murales infinitos y la mujer pirata. Cuando Ulises vuelve del mar, ¿Penélope le guarda fidelidad? Sí, claro. ¿Es eso lo importante? ¿Es esa palabra? ¿Será acepción la diferencia? Hay una gama infinita de colores que no acabas de comprender.

Acepción también es un poema de DESIERTO, de Davidia Martín Saornil, pero se dice que el poema está robado de una canción tradicional, que cantaban las sirenas mientras Ulises resistía su canto y volvía con Penélope. El canto tampoco pudo con él. También la guardó acepción. Pero, sin embargo, trajo el canto encerrado en una botella. La abre y suena la canción. El grito de una vida.


No creas todo lo que leas: aquí no hay ninguna metáfora.

Los cactus son de verdad.


(Materiales: collage de textos y audios de Ana Cibeira, Davidia Martín Saornil, Migala, Louis Aragon, la Odisea, Maria Taylor, Orenda Fink, Cinsa Marabillosa, Duna Haller, la RAE y un montón de fuentes más que estoy segura de que oí, no sé dónde, a quién ni cómo, pero siguen aquí dentro)